Querella de José Serrano se declaró desierta

 

 

En febrero del año 2017, el entonces candidato a asambleísta por el Partido Social Cristiano, Mario Pazmiño, quien además es coronel en servicio pasivo, dio a conocer a través de una entrevista en Radio Democracia, su compromiso con la sociedad ecuatoriana, en caso de ser elegido, para luchar en contra de la inseguridad a través de un sistema de inteligencia antidelincuencial[1]. Durante la entrevista, Pazmiño se mostró firme frente la postura de realizar una fiscalización con persecución a funcionarios públicos, como al presidente de la Asamblea José Serrano, a quien acusó de estar inmerso en hechos de corrupción y, además, de tener vínculos con el narcotráfico.

(…) vamos a pedir al ministro Serrano, y lo digo así públicamente, que nos explique dónde están las toneladas de droga que capturaron. Porque que yo sepa el Consejo Nacional de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas hasta la fecha no ha destruido. Hay cerca de 500 y un poco más de toneladas que hasta ahora no salen[2].

Frente a esas declaraciones, José Serrano presentó ante la justicia ecuatoriana, una querella en contra de Pazmiño, por el delito de calumnia. Ante esto, Pazmiño replicó que en ninguna parte de la entrevista calumnió a Serrano y calificó el hecho como un acto de persecución, diciendo que “la persecución ya no viene desde Carondelet, sino desde la Asamblea Nacional[3]

Un año después, en mayo del 2018, el juez de lo Penal, Máximo Ortega, declaró desierta la querella ya que Serrano no estuvo presente a la hora de la instalación de la audiencia, sino que llegó 15 minutos más tarde por lo que consideraron causas ajenas a su voluntad. Posteriormente, Serrano dio a conocer su intención de insistir en que se castigue la calumnia emitida por Pazmiño, a través de una demanda por daño moral por la que pedirá $ 10 millones de indemnización[4]. Respecto a esto último, Serrano señaló que ese dinero sería destinado a SOLCA, para ayudar a las personas con cáncer.

2018-05-25T00:01:43+00:00